Cinco de Marzo con un toque de dulzura

Cinco de Marzo con un toque de dulzura

El toque de dulzura es fundamental en toda festividad y más todavía cuando la celebración está motivada por la unión de una ciudad, como es el caso de la Cincomarzada.

Hemos preparado como todos los años unos dulces petisús con forma de cinco rellenos de nata o trufa y recubiertos de chocolate. Puedes escoger el de nata o el de trufa, ¡o los dos!

Una batalla épica

La noche del 5 de marzo de 1838, 4 batallones carlistas entraron en Zaragoza. Se introdujeron por la Puerta del Carmen y fueron ocupando las calles del Coso, Mercado y la Parroquia de San Pablo, envolviendo la ciudad hasta la Plaza de la Magdalena con tres mil infantes y 300 caballos. Este asalto resultó un fracaso porque los zaragozanos, tanto los solados como los paisanos, se unieron para hacerlos huir. ¿Cómo lo consiguieron? Lanzándoles muebles, trastos y enseres que les entorpecían el paso. También desde las casas se les arrojaba agua y aceite hirviendo.

En 1840 el Ayuntamiento de Zaragoza declaró festivo el aniversario del 5 de marzo. Su celebración quedó perdida hasta 1977, cuando la fiesta fue retomada por los zaragozanos con salidas al campo. Es en 1981 cuando se restablece la fiesta de forma oficial de la mano del alcalde Ramón Sainz de Varanda.

No hay Comentarios

Escribe un comentario