¿Sabías que…? Meriendas equilibradas

Origen del pan

¿Sabías que…? Meriendas equilibradas

Sabías qué….  Meriendas equilibradas

La merienda es uno de los momentos más “gratificantes” durante la infancia, tras un día de colegio repleto de actividades y momentos de juego, hay que cargar de nuevo las pilas para afrontar el final de la tarde, pero también es otra gran oportunidad para lograr aprender a comer de la mejor forma posible. 

En muchos hogares la merienda es el momento del reencuentro de los padres y los niños tras las jornadas laborales, por lo que es una ocasión clave para aprender entre todos. Los niños aprenden por imitación, por lo que todo aquello que hagamos los adultos será repetido antes o después por los más pequeños. De manera que conseguir unas meriendas equilibradas, parte de lo que los adultos les ofrezcamos.

Para que una merienda sea equilibrada es importante tener en cuenta la alimentación global de la semana, puesto que es un refuerzo en el que podemos incluir gran diversidad de alimentos, desde los tradicionales bocadillos, incluyendo también tanto frutas como lácteos, o incluyendo incluso alimentos como las cremas de frutos secos que tenemos a nuestra disposición en muchas superficies de venta. Planificar la alimentación de toda la semana y las meriendas en particular, permitirá tener una visión global de todas las ingestas y por tanto poder equilibrar los grupos de alimentos consumidos.

¿Cómo podemos lograr meriendas equilibradas?

Idealmente las meriendas deberían ser variadas, lo que nos permitirá maximizar su potencial y que los más pequeños tengan una fuente de nutrientes extra. Es importante incluir una pieza de fruta que aporta vitaminas, minerales y fibra. Acompañar la fruta de un cereal integral, por ejemplo, un trocito de pan integral o con semillas, les dará energía para afrontar la tarde que les queda por delante y la sensación de saciedad necesaria, y unido a algún alimento proteico de calidad será clave. Las mejores proteínas que se pueden consumir son por ejemplo algunos alimentos de origen marino como la caballa, atún, melva, anchoas, etc., también los huevos, los lácteos (leche, yogur o queso) y las cremas de frutos secos (crema de anacardos, de avellanas, etc.), todos ellos son excelentes fuentes de proteínas, que tienen mejor calidad que los tradicionales embutidos, que además de proteínas, tienen un alto contenido en grasas y sal.

Sabemos que, a veces, es difícil poder consumir diversos tipos de alimentos en ese momento, quizá por la necesidad de realizar la merienda en movimiento, o porque debe elaborarse con antelación para tenerla lista para el día siguiente, por eso recurrir a las frutas y a los bocadillos son formas muy sencillas de facilitar el momento de la merienda

¿Necesitas ideas alternativas y saludables para las meriendas de tus hijos?

Aquí te damos una lista de 7 posibles meriendas equilibradas para poder utilizar en tu día a día.

  • Bocadillo de pan integral con atún, tomate rallado y aceite de oliva virgen extra y mandarinas.
  • Brick de 200 ml de leche entera y una pera.
  • Bocadillo de pan integral con humus y queso semi-curado, y un tupper con fresas.
  • Yogur natural sin azúcar con un poco de canela o cacao 100% puro y una manzana asada.
  • Bocadillo de pan con semillas con crema de cacahuete y un plátano.
  • Bol-tupper de fruta cortada con granola casera sin azúcares.
  • Bocadillo o tostada de pan con semillas con tomate rallado, huevo revuelto y aceite de oliva virgen extra.
No hay comentarios

Escribe un Comentario

X