¿Sabías que…? Bollería de calidad

Origen del pan

¿Sabías que…? Bollería de calidad

Sabías qué….

A la hora de incluir diversos tipos de alimentos en el día a día de las familias, los productos derivados de los cereales, como la bollería, pueden ser un recurso al alcance de muchas de ellas. En general, son productos que por su composición, se recomiendan de forma esporádica, sin embargo, existe una amplia diversidad en el mercado. Por lo tanto, es clave para nuestra salud que tanto nosotros como los más pequeños de la casa aprendamos a diferenciar la calidad de estos productos.

¿En qué tengo que fijarme para elegir una bollería de mejor calidad?

El primer aspecto importante es que podamos tener acceso a la lista de ingredientes. El tipo de ingredientes y la cantidad de cada uno será clave para poder valorar la mejor calidad del producto.

Uno de los ingredientes principales suele ser el cereal utilizado, que pude ser  refinado (blanco) o integral. Cuanto mayor porcentaje de cereales integrales tenga la bollería, mucho mejor.

Este tipo de productos se caracteriza por un sabor generalmente dulce intenso, el cuál puede aportarse por distintos ingredientes, desde el tradicional azúcar en todos sus formatos (blanco, moreno, fructosa, siropes, etc.), pasando por los edulcorantes artificiales, o la inclusión de frutas como puede ser el plátano, manzana asada o los dátiles.

¿Todos se comportan igual?

Es importante que tengamos claro que no. Los azúcares tradicionales y los edulcorantes tienen en común que estimulan la apetencia por lo dulce.  Los azúcares tradicionales son azúcares libres y se ha demostrado que tienen un cierto efecto adictivo. Los edulcorantes, por su parte, incrementan el umbral de dulzor y parece que están asociados con una mayor sensación de hambre y mayor peso corporal. Por el contrario, cuando aportamos el sabor dulce a través de frutas, se comportan como hidratos de carbono complejos, que aportan dulzor sin los problemas asociados con los azúcares libres o a los edulcorantes, dado que los azúcares se van liberando al torrente sanguíneo de forma paulatina, por lo que no origina los conocidos “picos de glucosa”.

Otros de los ingredientes a tener muy en cuenta es el tipo de grasa utilizada, la cual ayuda a dar textura y sabor a la bollería. En este sentido deberemos fijarnos en el origen de la grasa, que puede ser vegetal o animal. Para las grasas vegetales, es importante que no se incluyan grasas hidrogenadas, siendo las grasas más recomendables el aceite de oliva, y en segundo lugar el aceite de girasol alto oleico. En el caso de las grasas animales, las principales que se utilizan para este tipo de productos son las mantequillas. Estas son preferibles a las margarinas, dado que la mantequilla no contiene grasas hidrogenadas, las cuales son perjudiciales para el sistema cardiovascular.

No hay comentarios

Escribe un Comentario

X